MechaNika

MechaNika 1.1.2

¿Quién puede temer a una niña de 7 años?

MechaNika es una aventura gráfica como las de antes: recorre el mundo del juego solventando puzles y conociendo a personajes de lo más estrambóticos. ¿El premio? ¡Destruir el mundo! Ver descripción completa

PROS

  • Buenos puzles al estilo clásico
  • Carismáticos personajes
  • Atractiva estética naíf
  • La mala leche que desprende

CONTRAS

  • Problemas con el inventario
  • Poca utilidad de la opción de ayuda

Muy bueno
8

MechaNika es una aventura gráfica como las de antes: recorre el mundo del juego solventando puzles y conociendo a personajes de lo más estrambóticos. ¿El premio? ¡Destruir el mundo!

Nika quiere acabar con el mundo, ¿la ayudamos?

MechaNika sigue las aventuras de Nika, una niña de 7 años aficionada a la mécanica y tremendamente avispada para su edad. La pequeña se aburre tanto en el cole y se siente tan incomprendida por todos que traza un plan maligno: acabar con el mundo tal y como lo conocemos.

Este es el punto de partida de esta aventura gráfica en la que, como Nika, recorreremos su barrio en busca de una serie de objetos que necesita para crear una máquina destructora. La mecánica de la aventura se basa en coger todo objeto que encontremos, combinar varios de ellos para formar nuevos objetos, interactuar con el entorno y, por supuesto, hablar con otros personajes.

A diferencia de otras aventuras más modernas donde los diálogos son un mero añadido, en MechaNika se hace muy necesario hablar con todos los personajes para avanzar: ellos te darán pistas para seguir con la trama y te revelarán el paradero de otros objetos y personajes.

Por suerte, hacerlo no es solo un trámite, sino un auténtica delicia: los chicos de Mango Protocol han imprimido a todos los personajes de MechaNika mucho carisma. Por muy secundarios que sean todos tiene interesantes historias que contar.

Los puzles de MechaNika también están hechos con esmero: de la clásica combinación de objetos pasaremos a puzles numéricos de lógica, todos ellos diseñados para llevarte solo el rato necesario para completarlos. Si eres fan de las aventuras gráficos de los 90 te sentirás como pez en el agua.

Un point and click con muy mala leche

MechaNika cuenta con el clásico sistema de point and click, es decir, seleccionar objetos del entorno y ver qué puedes hacer con ellos (examinarlos, cogerlos, manipularlos..) o seleccionar entre diferentes diálogos con los personajes. Este sistema funciona genial en la pantalla táctil.

Además de manipular el entorno, pasarás mucho rato de MechaNika jugando con su mochila, que funciona como inventario. Aquí surge un pequeño problema: el sistema de selección de los objetos no es del todo cómodo, a veces se deseleccionan sin venir a cuenta y vuelta a empezar. Además, entre los objetos del inventario Nika, cuenta con una petaca de coñac: un trago la “ilumina” y teóricamente nos ofrece una pista para avanzar… Pero la verdad es que no le he encontrado la utilidad a esta opción.

Exceptuando este problema en el inventario, MechaNika se juega muy bien y se disfruta mucho, gracias, como he dicho, a sus carismáticos personajes y a su narrativa. Aunque la historia de Nika es sencilla, la mala uva que transmite la niña (tiene 7 años, pero tiene reflexiones de adulta… ¡y qué reflexiones!) y todas las referencias a la sociedad actual (cultura pop, medios de comunicación, política…) son todo un acierto: no pararás de sonreír a la par que piensas, ¡pues eso es verdad!

Esta incorrección política constante contrasta muy bien con la estética del juego. El mundo de Nika es un universo naíf de colores planos y personajes infantiles más propio de un cuento para niños que de un juego para adultos. No solo no desentona el contraste, sino que resulta tremendamente acertado. Y es que, ¿qué impacta más, un monstruo de tres cabezas escupiendo fuego por la boca o una niña de primaria con la lengua viperina que planea un holocausto en su habitación? ¡A mí desde luego me da más miedo lo segundo!

El debut de unos fans de las aventuras clásicas

MechaNika es una aventura gráfica agradable de jugar. Corta sí, pero no lo bastante para que te sepa a poco. Sus puzles están bien medidos y no cae en la monotonía por su estética y por lo punzante de su guión, lleno de referencias frikis y muchísima crítica social sin perder en ningún momento el humor.

Detrás de su desarrollo se nota que hay unos fans de los point and click clásicos de LucasArts y Sierra: cierto es que el género de la aventura gráfica jamás volverá a vivir una edad de oro como la de los 90, pero con juegos como MechaNika por lo menos nos aseguramos que jamás muera.

MechaNika

Descargar

MechaNika 1.1.2